Buenas prácticas para un código CSS Eficiente y mantenible 2

En esta ocasión, Henry nos envía la segunda parte de su articulo sobre CSS, para ayudarnos a escribir de una forma mas ordenada nuestros CSS. Gracias, Henry:

Con el paso del tiempo, las especificaciones para el marcado CSS se hacen más grandes, por lo que escribir de una forma eficiente y “mantenible”, es cada vez más complicado, a la vez que necesario.

El término mantenible, no está aceptado por la RAE, pero es de uso común en informática, la definición de “mantenibilidad” según wikipedia está aquí: https://es.wikipedia.org/wiki/Mantenibilidad

Si, si, está repetido del artículo anterior. Lo que sucede es que sigue siendo verdad, jeje
Además de los consejos del artículo anterior,hay una frase que quiero repetir:

“Yo no suelo ser partidario del uso de preprocesadores o de librerías, siempre abogo por aprender las cosas desde su base y, usar el código justo y necesario”

En la primera parte hable sobre un preprocesador de CSS llamado SASS y, en esta ocasión quiero mencionar las librerías.

Librerías CSS

Como podéis imaginar, hay librerías para casi todo y, cada día aparecen más. Las hay que nos facilitan la tarea de crear y manejar cuadros modales, las hay para manejar efectos con menús, las hay para facilitarnos la personalización de estilos por parte del usuario, las hay  para . . .

Una de las que yo considero realmente útil, es aquella que nos permite “olvidarnos” de tener en cuenta los diferentes navegadores del usuario, de forma que la visión sea homogénea entre ellos. Con ese propósito, existe una librería que me ha resultado fácil de manejar y cómoda en su uso; se trata de normalize.css.

Desgraciadamente para los desarrolladores, la conocida guerra de los navegadores, sigue activa (si bien no tan virulentamente y con menor cantidad de discrepancias entre uno y otro) y aún hay características CSS cuya aplicación no está contemplada por uno u otro navegador o hay características de CSS que están reconocidas por uno o varios navegadores, pero no por todos y, lo más común, es que la interpretación de una regla CSS es distinta en un navegador u otro, por lo que la presentación final al usuario puede no ser la misma que el diseñador ha pensado.

Es aquí, dónde normalize.css resulta conveniente, ya que si diseñamos algo para nuestro navegador, la librería se encargará de realizar los ajustes pertinentes en las declaraciones CSS, para que el resultado final sea lo más parecido posible, sea cual sea el navegador del cliente.

Cómo usar la librería

Primero, descarga la librería desde su origen, para asegurar que tienes la última versión disponible. Puedes descargarla desde Github: normalize.css.

A continuación puedes elegir entre dos caminos:

  1. Usa normalize.css como punto de partida para tu propio proyecto, ajustando los valores para que sirvan a tus requerimientos de diseño.
  2. Incluye el archivo normalize.css, sin tocarlo y, construye tu proyecto sobre el. Es decir,crea tu archivo CSS y realiza nuevas declaraciones de forma que reemplacen a las declaraciones que aparecen en normalize.css.
Esta entrada fue publicada en CSS, Desarrollo Web, Diseño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario