lang="es"> Creando un servidor de pruebas (recargado) [2/7]
Recursos para formacion

Creando un servidor de pruebas (recargado) [2/7]

En el artículo anterior dejamos todo listo para comenzar a crear nuestra máquina virtual: allí expuse cómo actualizar VirtualBox, tener las Guest Additions actualizadas descargadas y la imagen del Centos 6.7 Mínimo disponible en nuestro equipo Anfitrión.
Como «una imagen vale más que mil palabras», aquí los pasos en capturas y las aclaraciones pertinentes…

Anfitrión e Invitado

Me parece oportuno remarcar y aclarar lo que de ahora en más referiré como Anfitrión e Invitado.

Cada vez que utilizamos VirtualBox (o otro tipo de virtualización como KVM) el ANFITRIÓN es el sistema operativo principal, el que arranca el equipo que usamos, en este caso (recuerdo) es un Ubuntu…

Por otro lado, como podrán deducir, el INVITADO es el sistema operativo que se alojará DENTRO de la máquina virtual, en este caso (como habrán deducido) CentOS.

A partir del momento que el Invitado esté operativo, podrá comunicarse con el Anfitrión por medio de la interfaz de red virtual que provea la utilidad de virtualización, y utilizará los recursos del Anfitrión… Cuidado con esto: se notará en la «baja» del rendimiento de nuestro equipo si le damos más recursos que los «recomendados» (en las pantallas siguientes notarán una referencia verde/roja en la escala que indica lo «óptimo») sobre todo en lo que respecta a cantidad de núcleos y RAM que se le asignará.

En lo sucesivo, cuando haga falta, recordaré estos «detalles» para que tomen su decisión si optan por otros parámetros…

Creación de la Virtual Box

Si es nuestra primer máquina, la veremos vacía… Allí presionamos «Nueva»:

Ahora indicamos los datos: Nombre, Tipo y Versión. Dado que ya tenía una CentOS creada, me vi obligado a nombrarla Centos 6… (Debería decir 6.7). El nombre es totalmente arbitrario, así que perdón la falta de «originalidad»…

Usualmente, VirtualBox, no se equivoca con las «recomendaciones»… Pero, ya que puedo, le comparto 1024 MB de RAM…

Dejo a la sana curiosidad del lector las «bondades» de cada tipo, honestamente para nuestro caso, una VDI es lo que necesitamos…

Acá vale la pena aclarar algo, más allá de lo claro del texto original: lo más probable es que nuestro «disco virtual» no crezca más que unos 5GB (de 8GB máximo total). No derrochemos espacio, entonces, que crezca según convenga.

OBSERVACIÓN: Miguel, en su fundado criterio, me indicó que el rendimiento de la máquina virtual se puede ver afectado al indicarle una reserva dinámica. Bajo mi absoluta responsabilidad, opté por una reserva dinámica. Las aclaraciones de la diferencia están en la misma pantalla. Lo que opten estará bien…

¡Listo! Nuestra máquina virtual está «creada»… Vacía, pero existe…

Ahora, haremos unos últimos ajustes…

Le asignaremos 16MB de memoria de Video, no tendremos interfaz gráfica y todo será consola por lo que incluso 1MB nos sobraría… Tampoco ser tan mezquinos… El resto de esta pantalla, habla por sí misma…

«Insertamos» en nuestra unidad de CD «virtual» la imagen ISO del CentOS que descargamos en el artículo anterior…

En este caso ya la había utilizado con anterioridad, por lo que «recordó» que la había utilizado… Caso que deban seleccionarla, optar por «Seleccione archivo de disco óptico virtual» (la primer opción , que tiene a su derecha un icono con el dibujo de una carpeta y la flecha verde), eso abrirá una ventana de selección de archivos y allí buscarán la imagen ISO descargada previamente…

Y ahora si… ¡A instalar!… Con un doble click, iniciamos la máquina virtual…

Instalación del Sistema Operativo

Veremos el arranque de la VirtualBox…

Aquí, o presionando «b», o con las teclas de cursos, seleccionamos la segunda opción (si, usaremos sólo texto)

Esperamos que haga lo suyo…

¡ATENCIÓN! Antes que se desesperen porque no pueden utilizar el puntero del ratón, ha sido «capturado» por la VirtualBox. Para recuperarlo, basta con presionar la tecla Control Derecha (la de allá ->) y nos «devolverá» a nuestra simpática flechita… Más adelante les indicaré como evitar este comportamiento, por ahora, relajarse…

Saltamos la comprobación de disco (otra vez, con las teclas de cursor y «enter»).. ¿Por qué la saltamos? Es un disco «virtual», no debería tener errores (no los tiene, pero si lo desean)

«Next»…

Bajamos en la lista y buscamos «Spanish» (me es más cómodo, pero si quieren lo dejan en la lengua de Shakespeare o la que más simpática les resulte)…

Al presionar «Next» actualizará la pantalla y la mostrará en el idioma elegido…

«Siguiente»… Y «Siguiente» (es un disco básico)…

No pasa nada, yo también temí por mis preciosos datos, pero habla del disco «virtual»… ¿Recuerdan?… Le indicamos que «Si…»

Acá elegiremos un bonito nombre para nuestra máquina (y dominio)…

Bueno, esta parte es un poco extraña… Quien escribe estas líneas está del otro lado del Atlántico, elijan la propia…

Confirmamos…

Lo usual: ni fechas, ni nombres ni 1234… Algo fácil de recordar y difícil de adivinar (por rutina)….

Otra vez, utiliza todo lo que quieras que en ese disco «virtual» no hay nada…

Una de las cosas interesantes que tiene Linux y todas y cada una de sus distribuciones es que primero «organiza» el trabajo y luego lo lleva a cabo… Aquí confirmamos que el «particionado» del disco «virtual» se haga efectivo…

Luego de unas cuantas verificaciones, empieza la instalación propiamente dicha…

En mi caso particular, no ha tomado más de 5 minutos que termine de poner todo en su lugar…

¡Finalmente!, todo ha ido como se esperaba y estamos a punto de arrancar nuestro CentOS por primera vez… «Reiniciar»…

Nuevamente veremos el «arranque» de nuestra VirtualBox…

Y ahora el arranque flamante de nuestro CentOS…

Estrenemos nuestra pantalla de «logueo»…

Usuario: root
Contraseña: la que pusimos en la instalación…
Y estrenemos la consola con un…

Luego ingresaremos:

[root@mercurio ~]# poweroff

Y le damos «enter» para apagar nuestra máquina virtual…

Resguardo del estado

Ahora, seguiremos estos pasos para crear un «snapshot» (instantánea) en la cual conservaremos el estado actual de nuestra máquina virtual… Si algo falla, podremos volver atrás… Este paso lo utilizaremos como el «cierre» de cada «capítulo» por lo que no se preocupen, allí dejaré un enlace a estos pasos para no ser reiterativo…

Tengan en cuenta que, de no querer perder cada estado previo, el nombre, ha de cambiar… Igual lo recordaré con uno sugerido…

Hacemos «click» en «Instantánea»…

Luego en el botón cuyo icono es una cámara fotográfica (muy original)…

Elegimos un nombre apropiado… (Iré sugiriendo otros…) y luego «Aceptar»…
¡ATENCIÓN!: No usen el mismo nombre si vuelven desde otro capítulo para recordar los pasos, van a destruir la imagen del mismo nombre previa…

Está hecho… Nuestro CentOS está a salvo (por ahora)…

En los capítulos siguientes veremos:

Salir de la versión móvil